17 de enero de 2014

Maldito Karma




La presentadora de televisión Kim Lange está en el mejor momento de su carera cuando sufre un accidente y muere aplastada por el lavabo de una estación espacial rusa. En el más allá, Kim se entera de que ha acumulado mal karma a lo largo de su vida: ha engañado a su marido, ha descuidado a su hija y ha amargado a cuantos la rodean. Pronto descubre cuál es su castigo: está en un agujero, tiene dos antenas y seis patas...¡es una hormiga! Kim no tiene ganas de ir arrastrando migas de pastel tras haber eludido los hidratos de carbono toda su visa. Además, no puede permitir que su marido se consuele con otra. Sólo le queda una salida: acumular buen karma para ascender por al escala de la reencarnación y volver a ser humana. Pero el cambio para dejar de ser un insecto y convertirse en un bípedo es duro y está plagado de contratiempos.

Título: Maldito karma
Título original: Mieses karma
Autor: David Safier
País e idioma de origen:  Alemán (Alemania)
Género: Ficción
Editorial: Seix Barral
Encuadernación: Tapa blanda
Número de páginas: 315
Fecha de publicación: Octubre de 2009
ISBN: 978-84-322-2858-2
Precio: 14'00€

Opinión de Cristina 
(Con spoilers avisados)

 Maldito karma es una historia original en la que se muestra con mucho humor como una persona casi sin darse cuenta puede pasar de despreciar a todo el mundo y solo preocuparse por sí misma, a ayudar a los demás de forma completamente desinteresada.

Lo primero que sorprende de este libro es que te encuentras con una anti-protagonista en toda regla. Kim es egoísta, prepotente, envidioso, engreída y solo se preocupa por sí misma, a excepción de los ligeros pensamientos que le dedica a su hija. Además de todo eso: le es infiel a su marido. Total que cumple el cupo. Sin embargo, la forma de pensar y actuar de este personaje también te permite pasar un rato bastante divertido ya que se pone en situaciones muy comprometidas. Además su manera de hablar, y en general todas las conversaciones de la novela son muy sencillas y cotidianas, con vocabulario "de la calle", insultos e incluso palabrotas que le dan realidad a los personajes y dinamizan la lectura.

Como digo, el gran punto de este libro es que las risas son constantes, sobre todo cuando comienzan las reencarnaciones, en especial en su vida de hormiga. Queda curioso ver los distintos comportamientos de los animales y como Kim se las apaña para ir acumulando buen karma en los cuerpos de cada uno de ellos.

Me levanté atontada y vi que estaba en una de las cámaras abiertas en el muro de tierra. Calculé las posibilidades que tenía de huir por allí y obtuve un resultado de 0,0003 por ciento. Redondeando. 
Su amistad con la hormiga macho en el hormiguero, que resulta ser el verdadero Casanova italiano encarnado, también le da mucho juego a la historia y con los pequeños apuntes que hace de cada aspecto de la narración, también te echas unas risas.

El final, sin embargo hubiese preferido que fuese de otra forma y ya que el autor tenía todo el funcionamiento del karma tan estructurado, al menos esperaba que Buda no se sacase nuevas "leyes" del bolsillo y permitiese que la protagonista hablase de su reencarnación. *Spoiler* Es decir, aunque obviamente me gusta que el libro tenga un final feliz, creo que el final más adecuado era aquel en el que Kim moría en paz después de saber que su hija, su marido y su madre estaban bien. Me parecía más apropiado y menos fantasioso. *Fin spoiler*
Nos estampamos contra la pared del aposento real y caímos atontados sobre el lecho real. Eso, por si solo, ya habría sido un sacrilegio. Pero el hecho de que la reina estuviera durmiendo en el lecho empeoraba la situación. Caíamos en blando, pero la queen estaba aún menos amused que en nuestro último aterrizaje forzoso sobre su royal cuerpo. 
En general es un libro que de forma sencilla y con una historia original, a mí ha conseguido engancharme, además tiene todos esos toques de humor que te hacen disfrutar durante todo el libro, además la narración es sencilla y ligera, por lo que el libro se pasa en un pis pas.

By: Cris

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

No te cortes, dinos tu opinión