23 de noviembre de 2014

El pequeño ladrón de sombras



El pequeño ladrón de sombras es un niño, sin nombre, que vive junto a su madre en un pequeño pueblo de Francia. Un día, descubre que tiene un don: al contacto con la sombra de otra persona, esta pasa a pertenecerle y además puede conocer lo que piensan y sienten sus dueños. Esto le ayudará a conocer a los demás y también a sí mismo, en su trabajo, con sus amistades y sobre todo, en el amor...







Título: El pequeño ladrón de sombras
Título original: Le voleur d'ombres
Autor: Marc Levy
País e idioma de origen: Francés (Francia)
Género: Fantasía, drama, romance
Editorial: Planeta
Encuadernación: Tapa blanda
Número de páginas: 250
Fecha de publicación: Febrero de 2013
ISBN: 9788408050469
Precio: 18,90 €

Opinión de Cristina 
(SIN spoilers)

La verdad es que este hombre tiene una capacidad excepcional para conmoverte y sorprenderte a través de sus historias y sus personajes y El pequeño ladrón de sombras no se queda atrás. De hecho, escribiendo esta reseña me he llevado una sorpresa de la que no me había dado cuenta a lo largo de toda la novela, y es que en ningún momento se dice el nombre del protagonista, ¡y yo pensando que no me acordaba!

Esta historia se divide en dos partes: en la primera, nuestro protagonista de niño, se enfrenta al temor de un nuevo colegio, de la necesidad de encajar, de la aventura de hacer amigos y al primer amor, al tiempo que descubre su habilidad y aprende a controlarla. En la segunda, nos encontramos a un protagonista ya adulto con otro tipo de problemas como la universidad o el compromiso de una relación, pero que sigue manteniendo la misma esencia de cuando era niño.

 Al principio iba con un poco de dudas, ya que realmente en la primera parte del libro, no ocurre mucho ni tampoco se sabe que dirección va a tomar la historia. El protagonista se basa en narrar lo que le ocurre, sus pensamientos y sentimientos y como se relaciona con sus amigos y sus problemas familiares. Algo que no me ha gustado de esta primera parte es que me queda muy irreal. Me explico: el niño tiene pensamientos y ocurrencias realmente emotivas, sin embargo las posibilidades de que un niño de 9 años, piense y hable así es practicamente nula, entonces aunque para la lectura queda muy bien, no es real.
Un amor de infancia es algo sagrado, nada ni nadie te lo pude quitar. Queda para siempre arraigado en lo más profundo de ti mismo. Basta que un recuerdo lo libere para que emerja a la superficie, aunque tenga las alas rotas. 
Creo que lo principal a destacar de esta obra es la fluidez con la que está narrada, no hay grandes descripciones de los personajes, sin embargo esto no influye en que empatices menos con ellos. De hecho, con poco que conoces a algunos de ellos ya les coges cariño.

Además, la forma en la que enfoca las distintas historias de amor, ya sea las familiares, de amistad o las de pareja son muy reales y muy emotivas.
Parecía tan desesperado que no debía de haberme dicho en serio que me marchara. Me daba perfecta cuenta de que no debía dejarlo solo. En eso consiste la amistad, ¿no? En saber adivinar cuándo alguien te dice lo contrario de lo que piensa de verdad. 
En general, es una novela que destaca por la cantidad de sentimientos que transmite y por la dulzura y ternura con la que está narrada. Es muy cortita y ligera de leer y realmente da que pensar. He disfrutado mucho con ella.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

No te cortes, dinos tu opinión